Venezuela Moldavia en el amistoso

Venezuela Moldavia en el amistoso

Miku, Vizcarrondo, Rincón y Arango estaban ayer en cancha ante Moldavia, pero la mirada del cuerpo técnico de la selección vinotinto no estaba sobre ellos, pues Seijas, Pérez Greco y Mario Rondón eran los llamados a despuntar frente al combinado de Moldavia, en la última prueba de Venezuela antes de la reanudación del Premundial.

En el arranque todas las pelotas pasaban por “Luisma” en la mitad de la cancha, que no se complicaba, jugaba corto y aceleraba solo cuando podía. Su acompañante, Tomás, tenía un poco menos de recorrido de lo acostumbrado, pero al equipo lo que le sobraba era salida. Al minuto 4, el del Standard se atrevió a subir un poco más, y generó la primera clara para los del patio: disparó fuerte, y el arquero rival la mandó al córner.

En la siguiente jugada, el otro llamado a figurar, Mario, tocó su primera pelota. Recibió de espaldas al arco, tocó y desbordó por la banda derecha. Fue un movimiento que seguramente ensayó repetidas veces entre semana, y que minutos más tarde le abriría una posibilidad de disparo, que no supo aprovechar –se fue muy ancho–. Hasta ahí parecía que cumplía el de Nacional, pero con el pasar de los minutos se fue diluyendo ante el planteamiento de los europeos. El “Flaco”, por su parte, tuvo una primera mitad bien intermitente.

Arango y Miku estuvieron cerca de robarse las miradas de Cachamay con par de remates con dirección de gol, que el golero rival desactivó con eficiencia. Así se iban al descanso, pero Seijas tenía algo más que decir. Luego de un despeje en un tiro de esquina, el volante empalmó la pelota de aire desde unos 30 metros de distancia y la mandó a guardar. ¡Golazo!, aunque el portero moldavo no estaba bien ubicado bajo los tres postes.

Tras el descanso le llegó la oportunidad a Del Valle y Orozco de demostrar. Apenas pisó la cancha, Yonathan desbordó y sirvió el esférico a Salomón, que solo tuvo que empujarla al fondo de las redes.

Cuatro minutos más tarde, Yohandry puso su nombre en la ficha técnica al servir un córner que Vizcarrondo cabeceó con potencia y ubicación al arco defendido por Namasco. Moldavia no pareció un equipo con 1,82 metros de estatura promedio.

Salo cerró la goleada al 72 con otra definición en boca de jarro y desperdició en los minutos finales la oportunidad de firmar su primer hat trick con la selección, e igualar la máxima goleada de la vinotinto en su historia (contra Nueva Zelanda en un amistoso en Maracaibo en marzo de 2007).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

× ¿Preguntanos? por Whatsapp